,

El Manejo Integrado de Plagas (MIP) en la industria

2L3V4664

Samanta Del Río,

Doctora en Ciencias.

El MIP en la industria, es una tarea compleja que impacta en diferentes aspectos como son salud, imagen y/o reputación y economía. En sectores de la industria, como lo son la alimenticia, cosmética y farmacéutica, la inocuidad no es un asunto “negociable”. La presencia de plagas puede afectar la salud de los consumidores, debido a que éstas pueden contaminar directamente los productos, superficies, empaques y transportes, por la presencia de patógenos que generalmente están en el cuerpo de los organismos. Esto puede causar enfermedades, debido a bacterias, protozoarios, virus u hongos que se encuentran en las patas y el cuerpo o en sus heces u orina. Asimismo, el excremento o las exuvias causan en las personas síntomas alérgicos que incluso puede desencadenar asma. Secreciones o fluido principalmente de insectos, como las cucarachas, pueden incluso cambiar el sabor de los alimentos.

Por otro lado, como mencionaba anteriormente, la presencia de plagas afecta de forma considerable la imagen de las marcas y las empresas, poniendo en juego la reputación de las mismas, disminuyendo la confianza por parte de los consumidores, lo cual puede verse finalmente reflejado en pérdidas económicas. Sin embargo, estas pérdidas no sólo se deben a la disminución de clientes, sino también por el desperdicio de productos arruinados, cierre en áreas o líneas de producción, multas por parte de las autoridades de salud y demandas por productos contaminados. Asimismo, deben sumarse daños en el establecimiento, como la estructura física del mismo y en casos extremos la clausura o cierre de los negocios.

Por esta razón las empresas cuentan con planes que incluyen el MIP, lo cual a su vez requiere de personal capacitado y comprometido para poder aplicar las estrategias necesarias para el control. El papel del encargado de estos planes inicia con la contratación de profesionales en esta rama, que resuelvan los desafíos que el manejo de plagas presenta. Por otro lado, se enfrenta a una serie de retos que implica la gestión y organización de los servicios como son:

1. Determinación de la frecuencia de estos servicios acorde a las circunstancias.

2. Descripción del tipo de reporte, la cual va desde el formato y tiempo de entrega, hasta la señalización de la información requerida que cumpla con las necesidades propias de la empresa y con las normas legales establecidas.

3. Evaluación y vigilancia del correcto desempeño del prestador de servicios, lo cual va de la mano con el pago puntual del servicio.

4. Estipulación de acciones preventivas para evitar problemas de plagas. Asimismo, deben existir programas de capacitación y concientización del personal que labora en la empresa, para así hacerlos partícipes de estas acciones preventivas o correctivas.

5. Resolución a oportunidades de mejora sugeridas y detectadas por el profesional de control de plagas.

6. Revisión y actualización continua de documentación relacionada con planes de MIP implementados, hojas de seguridad y fichas técnicas de los insecticidas empleados, reportes.

7. Desarrollo de planes de acción frente a emergencias, incluyendo las actividades de la misma empresa como las que realizará el prestador de servicios de control de plagas.

8. Finalmente interpretación de análisis de comportamiento de las plagas reportado, con el fin de establecer estrategias de mejora ya sea con la implementación de buenas prácticas, aumento en la frecuencia de servicios, con la instalación de equipos “antiplagas” o de monitoreo, reparación de daños estructurales en el edificio.

La comunicación entre el encargado del MIP en la empresa y el prestador de servicios, debe ser constante, clara y concisa, para mantener todo en perfecto estado. Cuando se presentan problemas relacionados con plagas, el prestador de servicios debe tener una respuesta inmediata para que la resolución de los problemas sea rápido, lo cual evitará pérdidas económicas o repercusiones a la reputación o daños a la salud de consumidores o incluso a los trabajadores de las empresas.

Por otro lado tenemos que analizar también cual es el papel del profesional de control de plagas.

Cuando un prestador de servicios que se dedica a realizar control de plagas, es contratado por alguna empresa, debe en primer lugar realizar una inspección para hacer un diagnóstico de los problemas que hay (si es que los hay), de las instalaciones e identificación de las zonas de riesgo. Asimismo debe evaluar el tipo de servicio que realizará, si tiene la capacidad de respuesta requerida por la empresa y las estrategias y conocimientos para la resolución adecuada de los problemas que se presenten.

El prestador de servicios de control de plagas debe cumplir con una serie de requerimientos como son:

1. Personal capacitado. El cual debe contar con actualizaciones constantes sobre técnicas específicas para el manejo de plagas. En dichas capacitaciones deben incluirse principios profesionales y éticos sobre el trabajo que realizarán, enfatizando la confidencialidad sobre los problemas que encuentran y la información que manejan, para evitar evidenciar a los clientes y poner en juego la reputación e imagen de los mismos.

2. Equipo, material, vehículos para la movilidad del personal mismo y los insumos que se requerirán para la ejecución de sus acciones.

3. Planes de acción preventivos y reactivos.

4. Disponibilidad de material y personal para atender al cliente en caso de emergencias.

5. Reportes y entrega de estadísticas sobre las plagas con las que trabajan.

6. Planes para el manejo de residuos biológicos y químicos.

7. Garantía de trabajo para evitar contaminación de productos, empaques, áreas, etc.

8. Programación de mantenimiento a los equipos utilizados para el control de plagas.

9. Documentación actualizada como hojas de seguridad, fichas técnicas, programas de

trabajo, técnicas a utilizar, contratos, reportes.

Tanto el prestador de servicios y el cliente, tienen que trabajar en conjunto y es necesario que implementen planes de acción preventivos y correctivos. El trabajo no se limita únicamente a la planta o la empresa en sí, si no también es importante revisar y monitorear los alrededores para detectar riesgos.

El control de plagas en la industria debe ser integral y tanto el cliente como el prestador de servicios, en todo momento, deben de cumplir con sus roles y trabajar en equipo para que funcione. No se trata sólo de aplicar productos químicos si no de establecer estrategias de control físico, cultural y en ciertas ocasiones biológico, de forma idealmente preventiva, con el fin de brindar seguridad en los productos, disminuir pérdidas y cuidar la imagen y el prestigio de la marca o la empresa.

Samanta Del Río,

Doctora en Ciencias.

,

Chinches de cama

chinches

Samanta Del Río,

Doctora en Ciencias.

La chinche de cama es un insecto muy especializado que se alimenta de sangre. Por descubrimientos en tumbas egipcias se cree que está fuertemente asociada al hombre desde hace por lo menos 3550 años (1). Hay dos especies cosmopolitas: Cimex lectularius y Cimex hemipterus las cuales son las que se relacionan con los humanos. Usualmente se alimentan por las noches y las lesiones que causan son generalmente en las partes descubiertas del cuerpo, como la cara, el cuello y en las extremidades. Su presencia puede ser identificada por los piquetes, ya que forman ronchas y dan mucha comezón. Asimismo, también provocan insomnio, anemia, estrés, pérdidas económicas y ostracismo. Generalmente invaden lugares en donde la gente duerme como casas, departamentos, hoteles, dormitorios en escuelas, etc.

(2)

Las chinches de cama tienen características muy particulares: son color café-rojizo, aplanadas y ovaladas, con alas muy pequeñas y no funcionales. Ambos sexos consumen sangre y pueden vivir hasta 12 meses sin alimentarse e incluso de 1.5 a 2 años en ambientes fríos. Cada hembra puede producir de 200 a 500 huevos durante su vida (1). Su ciclo biológico comprende huevo, 5 estadios ninfales (que son los estados inmaduros antes de llegar a adultos) y adultos. Al salir del huevo, las ninfas de C. lectularius deben alimentarse rápidamente de sangre, de lo contrario mueren en pocos días, por lo que es crucial encontrar una fuente de alimentación para mantenerse vivas. Las chinches pueden localizar a su hospedero (es decir un humano) por el calor y las kairomonas (sustancias que son producidas por los organismos y son atractivas para los insectos, como el CO 2 ). Los periodos de alimentación de las chinches coinciden cuando el hospedero tiene poca actividad, que generalmente es en las noches. Estos insectos salen de sus refugios y se sacian en un tiempo de 10 a 20 minutos aproximadamente, paradespués volver a refugiarse (3).

Su saliva contiene anticoagulantes, vasodilatadores y enzimas, compuestos que en conjunto provocan reacciones de hipersensibilidad en la piel. La comezón se manifiesta horas después debido a que la saliva tiene, además, anestésicos que también evitan sentir dolor por la picadura (1).

Después de las Segunda Guerra Mundial las chinches de cama se volvieron poco comunes en países avanzados, principalmente por el desarrollo social y económico y por la introducción de insecticidas (1). Sin embargo, recientemente han habido reportes de infestaciones en Norteamérica, Europa y Australia, después de casi 50 años de ponerle poca atención a este problema (3), por lo que surge la duda de ¿qué es lo que está pasando?

Algo importante que debe tomarse en consideración es la forma de dispersión de estos insectos. Tienen una forma activa y una pasiva. Respecto a la activa, las chinches caminan por cortas distancias, con el fin de llegar a su hospedero o de cuarto a cuarto o incluso por ductos de ventilación. Por otro lado, la dispersión pasiva, es la que realizan los humanos en la ropa, equipajes, muebles, etc. Por lo que, los movimientos actuales en las poblaciones humanas podrían estar contribuyendo en su dispersión a nivel mundial (3). Otras teorías sobre el resurgimiento de este problema se enfocan en la compra-venta de muebles de segunda mano, cambios en las técnicas de aplicación para plagas urbanas y la resistencia a insecticidas.

Los piretroides son los insecticidas más comúnmente usados para plagas urbanas e investigaciones recientes demuestran el desarrollo de resistencia a estos productos en insectos como las chinches de cama (4). Por lo que se sugirió el uso de Clorfenapyr, un insecticida con un modo de acción distinto a los piretroides, que demostró ser efectivo contra estos insectos y otros de importancia urbana como cucarachas (5). Por otro lado, se ha buscado el uso de hongos entomopatógenos como Beauveria bassiana como otra posibilidad, observándose buenos resultados.

Estrategias para el control

Su control no es una tarea sencilla, ya que requiere de poner en práctica diferentes medidas. La inspección para identificar los refugios es de suma importancia: deben revisarse las costuras de los colchones, las uniones en las bases de las camas, las cortinas, alfombras, tapetes, muebles, atrás de cuadros e incluso el piso. El lavado de la “ropa de cama” a temperaturas mayores de 60°C también contribuye a su eliminación. Otra estrategia consiste en primero aspirar los lugares en donde se hayan detectado estos insectos con el fin de reducir las poblaciones y posteriormente aplicar insecticidas residuales para eliminar las chinches que hayan quedado (2). Asimismo, también se realizan tratamientos con “vapor seco” que a 50°C por un minuto resulta ser efectivo para matar las chinches en todas sus etapas. Los tratamientos térmicos también han mostrado tener efectos positivos ya sea con calor, usando contenedores especiales en donde se ponen los muebles a tratar o también utilizando frío, con nitrógeno líquido (6).

Alternativamente, se utilizan perros entrenados para buscarlas. En lugares con altas infestaciones se utilizan trampas con atrayentes como bióxido de carbono y calor. Medidas complementarias incluyen modificar la temperatura ambiental de la casa, rellenar grietas o fisuras en paredes y en muebles, cubiertas “antichinches” especiales para colchones y almohadas, inspecciones regulares, atención especial en la higiene, barreras con superficies pegajosas o muy lisas (como cinta teflón), etc. (6). Por otro lado la educación de la población también es fundamental, ya que su participación juega un papel central en el combate de esta plaga.

Ninguna de las medidas nombradas anteriormente, son eficaces por sí solas, la combinación e integración de todas estas es primordial para tener óptimos resultados.

El reconocimiento de los signos de su presencia, muchas veces no es fácilmente detectado por personas sin entrenamiento. Por lo que, la mejor opción es consultar a expertos, ya que el manejo inadecuado puede ocasionar problemas graves.

Samanta Del Río,

Doctora en Ciencias.

Fuentes de consulta:

1. Delaunay P., Blanc V., Del Giudice P., Levy-Bencheton A., Chosidow O., Marty P. y P

Brouqui P. 2011. Bedbugs and Infectious Diseases. Review. Clinical Infectious

Diseases.52(2):200–210

2. Gangloff-Kauffman J., Hollingsworth C., Hahn J., Hansen L., Kard B. y Waldvogel M.

2006. Bed Bugs in America: A Pest Management Industry Survey. American

Entomologist. 52 (2): 105-106

3. Reinhardt K. y Siva-Jothy M.T. 2007. Biology of the bed bugs (Cimicidae). Annu. Rev.

Entomol. 52:351–74. doi: 10.1146/annurev.ento.52.040306.133913

4. Romero A., Potter M.F., Potter D.A. y Haynes K.F. 2016. Insecticide Resistance in the

Bed Bug: A Factor in the Pest’s Sudden Resurgence?. Entomological Society of America.

44(2): 175-178.

5. Wang C., Singh N., Zha C. y Cooper R. 2016. Efficacy of Selected Insecticide Sprays and

Aerosols against the Common Bed Bug, Cimex lectularius (Hemiptera: Cimicidae).

Insects.  7(1), 5

6. National Pest Management Association. 2011. Best management practices for bed

bugs. Recuperado en: http://www.bedbugbmps.org/best-practices

,

Los mosquitos y su inevitable atracción por el olor a queso de los pies

An Aedes canadensis mosquito isolated on white background.  Aedes canadensis are a common pest mosquito and may be possible West Nile Vectors.

Samanta Del Río,

Doctora en Ciencias.

Los mosquitos son considerados como el animal más peligroso del mundo debido a las enfermedades que pueden transmitir. A lo largo de la historia y hasta la actualidad han causado impacto en la humanidad por la transmisión de patógenos que provocan enfermedades como la malaria, el dengue, la chikungunya, el zika y la fiebre de oeste del Nilo. Por lo que se ha tratado de disminuir sus poblaciones empleando diversos métodos para su control, siendo la aplicación de insecticidas el más recurrido.

Desafortunadamente se ha tenido poco éxito y ha sido necesario investigar en otras áreas para buscar alternativas como el uso de sustancias atrayentes. Aunque la investigación de éstas ha rendido pocos frutos, tiene el potencial de cambiar el curso de la guerra contra los insectos.

Al respecto podemos hablar de las kairomonas. Las cuales son sustancias químicas producidas por otros organismos diferentes a los insectos pero que los atraen. Por ejemplo, los humanos producen aceites en la piel y exhalan dióxido de carbono, los cuales resultan ser atractivos para los mosquitos. Pero ¡ojo! no las confundamos con las feromonas. Éstas últimas se diferencian de las kairomonas, porque son señales químicas entre insectos, es decir es una relación insecto-insecto.

Crear versiones sintéticas es el principal interés para el monitoreo de poblaciones de mosquitos, pero también para su uso a gran escala en trampas letales, que impactaría en la reducción de enfermedades principalmente en humanos. Las kairomonas hasta el momento han resultado ineficaces, debido a que existen muy pocas formulaciones sintéticas.

Una historia de descubrimiento fortuito ocurrió cuando un grupo de investigadores holandeses indagaban la razón por la cual el principal mosquito transmisor de la malaria en África (Anophelesgambiae s.s.) pica casi exclusivamente en los pies. La sospecha era que por ser una zona del cuerpo generalmente desnuda, ocurrían ahí la mayoría de las picaduras.

El Dr. Bart Knols se expuso desnudo dentro de una jaula con hembras An.gambiae s.s. hambrientas (solo las hembras pican) y comprobó que únicamente lo picaban en los pies y tobillos, aun teniendo disponible todo su cuerpo. Así que para comprobar si existía algún atrayente (kairomona) en esta zona del cuerpo, repitió el experimento,pero hizo un ligero cambio: se lavó los pies… esto con el fin de tratar de remover toda sustancia que pudiera atraer a los mosquitos. El resultado fue impresionante: fue picado en todo el cuerpo y ya no sólo en los pies. Teniendo estas observaciones, él y su equipo de trabajo, se dedicaron a extraer y analizar las sustancias volátiles provenientes de sus pies, para así identificar qué era lo que los hacía tan atractivos a estos mosquitos. Finalmente identificaron el metanotiol, una sustancia volátil producida por una bacteria común de la piel: Brevibacterium epidermidis (1).

Algo sobresaliente de nombrar es que esta bacteria es la que produce el característico olor a queso en los pies y resulta que en realidad existen quesos con este olor intenso debido a que se fermentan con una bacteria emparentada: Brevibacterium linens. Se ha sugerido que ciertas bacterias involucradas en la fermentación del queso provienen originalmente de la piel humana. (2, 3)

Pero la curiosidad de este investigador no terminó ahí. Por lo que tomó muestras de lo quesos más olorosos y comprobó qué tanto atraían a los mosquitos Anopheles. Lo que encontró fue muy interesante: Observó que el queso Linburger contiene las mismas sustancias atrayentes que causan el mal olor de pies. Por lo que estas observaciones podrían explicar porque no todos reciben la misma cantidad de picaduras de mosquitos Anopheles. Las diferencias en la actividad metabólica de las bacterias presentes en la piel humana podría hacer esta diferencia. La importancia de esta teoría es que puede extenderse a otras especies de mosquitos que prefieren alimentarse de seres humanos.

Cabe señalar que hay especies de mosquitos que prefieren alimentarse de animales silvestres o domésticos, por lo que pueden tener poca o nula respuesta ante un atrayente específico. El dióxido de carbono es otra kairomona que afecta a un número más amplio de especies en mayor o menor grado, debido a que es una señal general de la presencia de un mamífero. El dióxido de carbono es más atractivo para mosquitos como Aedes aegypti, que es el vector de los virus que causan dengue, chikungunya y zika. Esta kairomona se utiliza con fines de investigación para la atracción de mosquitos en trampas, sin embargo, no es adecuado su uso intensivo con fines de control.

Como podrán ver, el uso de sustancias atractivas podría ser una herramienta útil para el control, sin embargo, aún hacen falta investigaciones que finalmente impacten en el manejo de mosquitos.

Samanta Del Río,

Doctora en Ciencias.

Para saber más:

1. KnolsB.G.J.and De Jong R.(1996). Limburger cheese as an attractant for the malaria mosquito Anopheles gambiaes.s. Parasitology today. 12:4, 159-161.

2. Jackman, P.J.H. (1982) Body odor – the role of skin bacteria. Senlin. Dernlatol. 1,143-148

3. Sharpe, M.E., Law, B.A. and Phillips, B.A. (1976) Coryneform bacteria producing methanethiol. J. Gem Microbial. 94, 430-435

,

Una feromona dice más que mil palabras

Captura de pantalla 2016-04-12 a las 11.12.52

Samanta Del Río,

Doctora en Ciencias.

Supongo que alguna vez han escuchado la palabra “feromonas”, ya que es muy nombrada cuando se habla de la “química del amor”. Pero ¿qué son las feromonas? ¿para qué sirven? En pocas palabras son substancias químicas producidas y segregadas al exterior por un individuo, son percibidas olfativamente por otros individuos de su misma especie y éstas provocan un cambio en el comportamiento1. Las feromonas son producidas por un gran número de animales, entre los cuales se encuentran los insectos.

Gran parte del comportamiento de los insectos se basa en el olfato, por lo que responden a diferentes señales químicas. Es aquí en donde las feromonas juegan un papel importante, ya que intervienen en la alimentación, reproducción, el reconocimiento, etc. A continuación se enlistan los tipos más importantes2,3:

  • Marcadores de pista. Son típicas de insectos sociales, como hormigas y algunas termitas. Son sustancias que dejan marcas olorosas para indicar el camino de vuelta a la colonia, como cuando los “exploradores” tienen éxito en su búsqueda de alimento.
  • Regulación de castas. Son típicas de las termitas, sólo la reina las produce y son distribuidas a través de la saliva. Dependiendo de la feromona que ingieren es el tipo de termitas que se producen, por ejemplo: obreros, soldados, reproductores secundarios.
  • Agregación. Este tipo de feromonas las producen las cucarachas y son las que las inducen a que se mantengan juntas. También las producen las abejas y gracias a estas forman los enjambres.
  • Alarma. Éstas las producen hormigas, pulgones, termitas y abejas para avisar que hay algún peligro y provocan que se desplacen o vuelen rápidamente, muestren un comportamiento agresivo o traten de huir.
  • Sexuales. Éstas son producidas por muchos insectos, sin embargo, se han estudiado más en plagas agrícolas, como palomillas. Estas tienen glándulas en el abdomen y son liberadas para atraer a los machos y al encontrarse se apareen.
  • Antiafrodisiacas. Los machos las liberan para marcar a la hembra apareada, lo que ayuda a garantizar su “paternidad”.
  • De dispersión. Son colocadas sobre algún recurso para indicar que ya ha sido explotado, como una fruta, un huevo parasitado y esto reduce la competencia de la progenie.
  • Antiagregación o epideícticas. Son comunes en escarabajos que infestan pinos y al ser emitidas causan la dispersión de individuos de la misma especie.

Pero saber qué tipo de feromonas hay ¿es importante?

Pues la respuesta es sí. Las feromonas se han usado desde hace tiempo en el control de plagas. ¿Pero cómo?

Las feromonas sexuales sintéticas, se utilizan principalmente para atraer a los insectos a trampas y así se puede detectar si están presentes y en qué cantidad. El diseño de la trampa es fundamental y va a depender del insecto que se quiera monitorear. Asimismo las trampas no deben de bloquear la salida de la “pluma de olor” emitida por la feromona para que los insectos puedan ser “guiados” hasta la trampa. Las feromonas sexuales también se usan para que los machos sigan rastros falsos o para crear confusión. Para lo cual se colocan un gran número de “fuentes de feromonas”, por lo que es poco probable que haya un encuentro entre los machos y las hembras, ya que es más probable que lleguen en primer lugar a un falso “señuelo”. Además de que los machos gastan sus energías por tratar de llegar a estas fuentes artificiales, sin finalmente copular con la hembra.

Las feromonas también se utilizan con cebos tóxicos, que la mayoría de las veces, es la mezcla de un atrayente con un insecticida. Generalmente van dirigidas a adultos y sólo en contadas ocasiones a estados inmaduros.

Algunas de las ventajas de usar feromonas es la especificidad, sólo el insecto que causa “daño” es atraído a las trampas y no insectos que pueden ser benéficos, como polinizadores o depredadores de otros insectos, etc. Asimismo, se ahorra en insecticida, ya que se coloca en pocas cantidades en lugares específicos. Además evitamos contaminación de suelos, del agua o de los mismos vegetales que se van a consumir.

Como podrán ver utilizar las feromonas en el manejo de plagas, es una buena alternativa principalmente ambiental. Desafortunadamente, la proporción de feromonas comerciales, respecto al número de insectos considerados “plaga” son pocas, sin embargo, las investigaciones continúan.

Samanta Del Río,

Doctora en Ciencias.

Para saber más:

1. Symonds, M. T. y M. A. Elgar. 2008. The evolution of pheromone diversity. Trends in Ecology & Evolution. 220-228.

2. Chapman, R.F., Simpson, S.J., Douglas, A.E. 2013. The insects:structure and function. 5th edition. Cambridge university press. Part V,

Chapter 27. Chemical communication: pheromones and allelochemicals. 858-898

3. Klowden, M.J. Physiological Systems in Insects. 2007. Elsevier. USA. 612-627.

,

Datos históricos que tal vez no sabías de los piojos

traitement des poux

Por Samanta Del Río

Doctora en Ciencias.

Los piojos son tal vez los ectoparásitos que han estado con el hombre por más tiempo. Aparecen mencionados por los egipcios, sumerios, acadios y en la Biblia. El análisis de cabellos de momias egipcias, peruanas y chilenas muestran la presencia de piojos.

Asimismo se conoce que los egipcios tenían peines especiales para quitarlos, ya que dichos peines han sido encontrados con huevos de piojos o liendres (1).

Se reportan tres tipos de piojos: los de la cabeza (Pediculus humanus capitis), los del cuerpo (Pediculus humanus corporis) y los púbicos (Phtirus pubis). No sólo la apariencia o la molestia por la comezón es lo que los hace importantes, si no que pueden ser transmisores de bacterias que causan enfermedades. Pero existe un dato curioso: los piojos de la cabeza no transmiten estas bacterias, sólo los piojos del cuerpo.

Estas enfermedades han sido tan importantes que lograron disminuir el rendimiento de los soldados o incluso causarles la muerte durante las guerras. Debido a las condiciones en que permanecían los soldados, como el hacinamiento, varias capas de ropa para soportar el frío, el baño prácticamente nulo, propiciaban las infestaciones de estos insectos . Por ejemplo, la epidemia de tifus, transmitida por piojos, fue la que terminó por arruinar el ejército de Napoleón al retirarse de Rusia. Esta enfermedad causó la muerte de hasta 10 millones de soldados rusos, durante la Primera Guerra Mundial y afectó al 30% de los soldados durante la Segunda Guerra Mundial.

Desafortunadamente hasta 1942, no se contaban con métodos efectivos para el control de piojos. El impacto de esta enfermedad fue tan alto que se constituyó una comisión especial en EE.UU. que se encargara de resolver esta problemática. Se probaron diferentes insecticidas como el “recién introducido” DDT, el cual resultó ser muy efectivo. Las aplicaciones de este innovador insecticida se realizaron en ciudades afectadas por piojos y por consiguiente el tifus, siendo Nápoles la primer ciudad en donde se probó e implementó. El éxito fue notorio y fue tanto, que la gente asoció al DDT con una cura para el insomnio, debido a que lograban dormir, porque los piojos ya no les causaban molestias. Se inauguraron espacios destinados sólo para fumigación en escuelas, hospitales, iglesias.

El tratamiento consistía en fumigar con el polvo el sombrero o el casco, a la gente sin quitarse la ropa y la cabeza de las personas, poniéndose especial cuidado a la parte de atrás de las orejas. Pero la epidemia estaba tan extendida que se tuvo que ir casa por casa a fumigar, sobre todo en la de los pacientes. Se hicieron en total más de 3 millones de aplicaciones de DDT. Se cree que se salvó la vida de 5 millones de personas (2).

Read more