Las chinches de la cama son insectos pequeños, nocturnos y sin alas. La tonalidad de su piel varía entre el color cobre y un café-rojizo oscuro. Las chinches adultas no tienen alas y tienen un cuerpo aplanado. Miden cerca de 3/16 de pulgada de largo y son del tamaño de una semilla de manzana. Se inflaman y se vuelven rojizas después de alimentarse de sangre.